ÚLTIMAS NOTICIAS

sábado, 13 de diciembre de 2014

Las conserveras Elkano-Orio de Baltanás alegan pérdidas acumuladas para la liquidación de las fábricas


Pérdidas acumuladas durante los últimos años, y que en 2013 alcanzaron los 671.000 euros, son las razones que alegan las empresas de conservas de pescado Azkue-Ekano y Orio para la presentación del expediente de regulación de empleo (ERE), que conllevará el despido de los 30 empleados y el cierre de las industrias. Ambas están ubicadas en Baltanás y tienen la misma dirección.


Sin acuerdo en el Juzgado sobre la deuda a 11 empleados El acto de conciliación entre la empresa y once empleados que presentaron la reclamación de los atrasos salariales se cerró ayer sin acuerdo en el Juzgado de lo Social, puesto que la empresa no reconoce la deuda con los trabajadores.
El sindicalista se mostró sorprendido de que la empresa no reconozca las deudas salariales, puesto que es uno de los aspectos que deberá recoger el expediente de regulación de empleo.
Ante la falta de acuerdo, la reclamación se resolverá en juicio.
A la vía judicial han recurrido siete empleados de la factoría Orio y otros cuatro de la fábrica Elkano.
La representante de la empresa, la abogada Amaya Rodríguez, presentó ayer a los representantes de los trabajadores la documentación del ERE en el que se expone como causa de las pérdidas el descenso de trabajo debido a que entra menos pescado, tanto para la limpieza y procesado –que se lleva a cabo en la factoría Orio– como en la de envasado, Elkano, que comercializa la marca Azkue.


La empresa propone una indemnización por despido, 20 días por año para los trabajadores, muchos de los cuales llevan más de veinte años en la fábrica.

La reunión de ayer, después de que el martes se eligiera a los negociadores del ERE en representación de los trabajadores, es la primera del periodo de consultas. Los representantes sindicales tienen intención de cerrar esta fase de consultas en la próxima reunión, para que la plantilla pueda reclamar sus salarios por vía judicial. Los representantes sindicales no consideran conveniente para la plantilla plantear la alternativa de un ERE temporal porque podrían volver a quedarse sin cobrar cuando se reincorporaran a sus puestos.

La empresa adeuda a la plantilla las nóminas de noviembre, octubre y la mitad de septiembre, además de la paga extra de julio.

La actividad en las dos fábricas se suspendió el pasado 14 de noviembre.













Fuente: El Norte de Castilla.