ÚLTIMAS NOTICIAS

martes, 19 de agosto de 2014

ENTREVISTA A MARÍA JESÚS LONGUÉ, DELEGADA DE MANOS UNIDAS EN BALTANÁS

A sus 83 años, María Jesús Longué derrocha alegría, entusiasmo y vitalidad. Es la imagen de la solidaridad en la capital del Cerrato. Muy comprometida con la vida social, cultural y religiosa, preside el grupo de Manos Unidas en Baltanás desde hace cuatro décadas. Hoy, enmarcado dentro de la XIV Marcha Solidaria de Hornillos a Baltanás, recibirá el cariño de todos los colaboradores de la entidad con un homenaje como reconocimiento a su trayectoria.
–¿Cómo fueron los inicios de Manos Unidas en Baltanás?
–Cuando me casé, hace casi 59 años, vine a vivir a Baltanás. Por aquel entonces, mi suegra era presidenta del Voluntariado de las Hijas de la Caridad. Nuestra principal misión era visitar a los enfermos y necesitados para llevarles consuelo y alimentos. Estas necesidades fueron desapareciendo y el voluntariado quedó debilitado. En ese momento, varias mujeres de Baltanás acudimos a las reuniones de Manos Unidas en Palencia y empezamos la labor de esta ONG en nuestro pueblo.
¿Qué actividades realizan durante el año?
–Nuestra línea de trabajo va en dos direcciones: la concienciación y la recaudación. Por eso, estamos en activo durante todo el año, con campañas como el Día del Ayuno Voluntario, las eucaristías contra el hambre, el manifiesto, rifas benéficas, exposiciones de labores y artesanía, torneos deportivos, conciertos, cenas y otras muchas actividades. También aportamos nuestro granito de arena con iniciativas a favor del pueblo saharaui y con recogidas de alimentos y otros productos para las familias más necesitadas de nuestro país.
¿Cuántos voluntarios forman parte de Manos Unidas en Baltanás?
–Contamos con una veintena de personas en los diversos barrios, que trabajan codo a codo para la organización de las diversas actividades que realizamos durante todo el año. También nos apoyan varias asociaciones, cofradías, empresas y establecimientos, aunque en realidad todo el pueblo colabora con nosotros. Y varios pueblos vecinos también nos apoyan con su presencia en algunos actos.
¿Cómo es la respuesta de los jóvenes?
–Para nosotros son el presente y el futuro, por lo que intentamos implicarles en las diversas actividades que organizamos durante el año, especialmente en temas deportivos y musicales. Tenemos la suerte de contar con un nutrido grupo de jóvenes que nos apoyan y que se comprometen con la lucha de un mundo mejor. Es necesario educar desde la base, para que niños y jóvenes sean conscientes de las necesidades de nuestro mundo y trabajen para cambiarlas.
Después de 40 años de entrega a los más pobres, ¿qué balance realiza?
–En estos años, ha pasado mucha gente por Manos Unidas, que han colaborado con su tiempo y sus recursos para construir un mundo mejor. Es una satisfacción haber recorrido este camino con tantas personas de buena voluntad. Baltanás es uno de los primeros pueblos de la provincia que comenzó a organizar diversas actividades a favor de Manos Unidas y seguiremos apostando por iniciativas que nos abran los ojos y el corazón a las necesidades de los otros.
Va a recibir un sencillo homenaje promovido por su grupo…
–Es un gesto emocionante, que no me esperaba, y estoy muy agradecida por el detalle. Siempre hemos sido como una familia, por lo que este reconocimiento es para todo el grupo, que trabajamos codo con codo para sensibilizar a nuestros vecinos y recaudar fondos para los más necesitados.
¿En qué consistirá el homenaje?
–No me han querido contar todos los detalles, pero comenzaremos la jornada con la XIV Marcha Solidaria entre Hornillos y Baltanás. Después celebraremos una eucaristía de acción de gracias en la ermita de Nuestra Señora de Revilla, en la que contaremos con el testimonio misionero de Julián. Acto seguido, celebraremos la fiesta de la solidaridad y tendremos el homenaje. Como colofón, nos reuniremos en una comida de hermandad.
¿Llegan todos los donativos a su destino?
–Lo que no llega es lo que no se da. Manos Unidas es una de las organizaciones que destina prácticamente todos los donativos a los proyectos de desarrollo, pues la mayoría de las personas que trabajamos en las delegaciones y en los pueblos somos voluntarios, a excepción de un grupo de profesionales que están en los servicios centrales. Manos Unidas trabaja con las contrapartes, es decir, con los misioneros y organizaciones que están en los países en los que se promueven los proyectos de desarrollo. Ellos conocen de cerca las necesidades, por lo que nos piden que colaboremos con ellos y se comprometen a realizar el seguimiento de los proyectos, por lo que se abarata el coste de los proyectos. Nosotros conocemos el destino de nuestros donativos, que se emplean para proyectos de desarrollo concretos, de los que nos informan antes de su inicio, en su desarrollo y en la fase final.
Este año, ¿con qué proyecto colaboran?
–Estamos colaborando con el proyecto de construcción de dos casas para personal médico en el hospital rural de Kapiri, en Malawi. Este proyecto será canalizado por las Carmelitas Misioneras, que en 1972 construyeron un centro de salud para atender a los pacientes de la zona. Este centro fue ascendido a hospital en 2003 y atiende a más de 35.000 pacientes al año, aunque sus beneficiarios indirectos son los más de 60.000 habitantes que viven en la zona. Este incremento de pacientes hace necesaria la contratación de más personal que ayude a mejorar la atención a los pacientes, por lo que es imprescindible contar con dos viviendas dignas para alojar al personal cualificado. El importe del proyecto asciende a 33.945 euros.
¿Qué cantidad han recaudado en las últimas campañas?
–Estas últimas campañas hemos recaudado entre 10.000 y 12.000 euros, lo que indica que Baltanás es un pueblo generoso.
¿Se nota la crisis en sus campañas?
–Somos conscientes del momento en el que estamos viviendo, por eso organizamos más actividades para llegar a todos los sectores de la población y mantener la línea de colaboración y recaudación como hasta ahora. También nos hemos abierto a las realidades más cercanas y organizamos diversas campañas de recogida de alimentos, juguetes, material escolar y productos para la higiene personal durante todo el año.
¿Cómo es su relación con la delegación de Palencia?
–Estamos en contacto constante y permanente. Nos complementamos muy bien en todas las actividades. Ellos nos apoyan y lo agradecemos.



Fuente: El Norte de Castilla.